miércoles, 29 de diciembre de 2010

Por un tubo ...

La mandé por un tubo. Ahora es la estrella del table dance del barrio, feliz y casi millonaria.

2 comentarios:

ChAnd dijo...

Cuentomínimo... emulando a los que al abrir los ojos aún siguen ahí.

¡Saludos!

Martín Eduardo dijo...

A quien no le ha pasado?.....la pregunta es si aunque uno no le hubiera mandado por un tubo, ¿Como asegurarnos que estando con uno el destino seria igual, casi millonaria?